Análisis Aplicado de Conducta

El análisis aplicado de conducta (ABA, por sus siglas en inglés) es una disciplina científica bien desarrollada entre las profesiones dirigidas a asistir a personas con necesidades especiales y que se centra en el análisis, diseño, aplicación y evaluación de modificaciones del entorno del cliente, incluido su ámbito social, a fin de producir cambios significativos en la conducta. ABA incluye el uso de la observación directa, la medida de la conducta y el análisis funcional de las relaciones entre el entorno y la conducta. ABA utiliza los cambios en los eventos ambientales, incluyendo los estímulos antecedentes y las consecuencias de la conducta para producir cambios prácticos y significativos en la conducta. Estos acontecimientos ambientales relevantes suelen identificarse a través de una serie de métodos de evaluación especializados. ABA se apoya en el hecho de que la conducta de un individuo está determinada por acontecimientos ambientales pasados y presentes en conjunción con variables personales tales como la dotación genética y variables fisiológicas. Así, cuando se aplica al TEA, ABA se centra en la modificación del entorno social y de aprendizaje del individuo como medio para mejorar la problemática asociada al TEA. 

ABA en acción

Conoce algunos conceptos y aplicaciones de ABA con los videos de nuestro canal de YouTube.

  • Formación de analistas de conducta

    ABA es un enfoque de tratamiento especializado en salud conductual y la mayoría de los programas de formación de grado o postgrado en psicología, terapia ocupacional, trabajo social u otras áreas de la práctica clínica no proporcionan una formación en profundidad en esta disciplina, siendo esencial una formación especializada. La organización internacional que verifica los programas de formación en análisis de conducta es la Association for Behavior Analysis International de la cual ABA España es miembro institucional. 

    La formación reglada de los profesionales certificados es similar a la de otros profesionales sanitarios. Es decir, se forman inicialmente en el ámbito académico y luego comienzan a trabajar en un entorno clínico supervisado con clientes. A medida que demuestran gradualmente las competencias necesarias para gestionar problemas clínicos complejos con diversos clientes y en diversos contextos, se convierten en profesionales independientes. En resumen, los analistas de conducta se someten a un riguroso itinerario formativo, que incluye un periodo de “prácticas” en el que trabajan bajo la supervisión directa de un analista de conducta experimentado.

    Hay que tener en cuenta que otros profesionales con licencia o colegiados pueden incluir ABA dentro de su ámbito particular de formación y competencia. Además, un pequeño subgrupo de clínicos puede estar autorizado por otra profesión y también tener una credencial ABA, proporcionando así pruebas adicionales de la naturaleza y profundidad de su formación en ABA.

    Aunque la financiación de la asistencia sanitaria y la gestión de los tratamientos de salud conductual supervisados por analistas de conducta es relativamente reciente, los analistas de conducta, al igual que otros proveedores de servicios sanitarios se apoyan en estrategias y procedimientos documentados en la literatura científica revisada por pares, en protocolos de tratamiento establecidos y en marcos de toma de decisiones clínicas. Evalúan continuamente el estado actual del cliente y personalizan las opciones de tratamiento basándose en los resultados de observaciones directas y en los datos de una serie de evaluaciones. Los analistas de conducta también solicitan e integran la información del cliente y los familiares y coordinan la atención con otros profesionales.

  • ABA y el autismo

    El análisis aplicado de conducta (ABA) es una disciplina bien desarrollada entre las profesiones sociosanitarias, con un cuerpo maduro de conocimientos científicos, normas establecidas para la práctica basada en la evidencia, métodos diferenciados de servicio, experiencia y requisitos formativos reconocidos para la práctica, así como itinerarios de formación especializada. Los profesionales de ABA se dedican al uso específico y exhaustivo de los principios del aprendizaje, tales como el aprendizaje operante y respondiente (condicionamiento clásico), para abordar las necesidades de las personas con trastorno del espectro autista (TEA) en diversos entornos. Los servicios son proporcionados y supervisados por analistas de conducta con experiencia y formación reglada en ABA para el tratamiento específico del TEA.

    Los usuarios y gestores sanitarios deben ser capaces de reconocer las siguientes características fundamentales de ABA:

    1. Evaluación objetiva y análisis del estado del cliente mediante la observación de cómo el entorno afecta a la conducta del cliente, evidenciado a través de la recogida de datos pertinentes.
    2. Importancia de la comprensión del contexto de la conducta y del valor de la conducta para el individuo, la familia y la comunidad.
    3. Utilización de los principios y procedimientos del análisis de conducta a fin de que mejore la salud, independencia y calidad de vida del cliente.
    4. Toma de decisiones clínicas apoyada en la evaluación objetiva y constante, y en el análisis de datos.
  • ¿Cómo reconocer ABA?

    ABA incorpora los siguientes elementos en su práctica profesional:

    1. Evaluación exhaustiva que describe los niveles específicos de la conducta en la líneabase e informa el posterior establecimiento de los objetivos del tratamiento.
    2. Un énfasis en la comprensión del valor actual y futuro (o importancia social) de la conducta o conductas objeto de tratamiento.
    3. Un enfoque práctico centrado en el establecimiento de pequeñas unidades de conducta que, de forma acumulativa, permiten cambios significativos en el funcionamiento mejorando la salud y los niveles de independencia.
    4. Recogida, cuantificación y análisis de datos observacionales directos sobre objetivos conductuales durante el tratamiento y el seguimiento a fin de maximizar y mantener el progreso hacia los objetivos del tratamiento.
    5. Acciones dirigidas a diseñar, establecer y gestionar el contexto o contextos sociales y de aprendizaje para minimizar el problema o problemas de conducta y maximizar el ritmo de progreso hacia todos los objetivos.
    6. Un enfoque de tratamiento del problema de conducta que vincula la función de (o la razón de) la conducta con las estrategias de intervención programadas.
    7. Uso de un tratamiento analítico-conductual cuidadosamente diseñado e individualizado, detallado en un plan que utiliza el reforzamiento y otros principios conductuales y excluye el uso de métodos o técnicas que carecen de consenso sobre su eficacia en publicaciones revisadas por pares.
    8. Uso de protocolos de tratamiento que se aplican de forma repetida, frecuente y consistente en todos los entornos hasta que se cumplan los criterios de finalización del tratamiento.
    9. Un énfasis en la evaluación directa, continua y frecuente, el análisis y la adaptación del plan de tratamiento (por parte del analista de conducta) basado en el progreso del cliente determinado por observaciones y el análisis de datos objetivos.
    10. Apoyo directo y formación de los miembros de la familia y otros profesionales implicados para promover un funcionamiento óptimo y fomentar la generalización y el mantenimiento de las mejoras conductuales.
    11. Una infraestructura completa para la supervisión de toda la evaluación y el tratamiento por parte de un analista de conducta.

"¿Por qué hemos decidido cubrir los servicios de análisis aplicado de conducta? Hemos reconocido el creciente interés mostrado por los consumidores. De hecho prácticamente todos los estados ordenan que los servicios ABA sean cubiertos en el tratamiento del autismo"

"La Asociación Americana de Medicina reconoce con códigos específicos que el análisis aplicado de conducta (ABA) es una intervención basada en la evidencia y médicamente necesaria"

"El análisis aplicado de conducta (ABA) es un tipo de terapia que se centra en la mejora de conductas específicas, tales como las habilidades sociales, la comunicación, la lectura, las habilidades académicas, así como las habilidades de aprendizaje adaptativo"


 

Instituciones asociadas y colaboradoras

Behavior Analyst Certification Board, Inc.    ABA Intervención, Málaga New England Center for Children           

ABA España © Todos los derechos reservados  | Términos del servicio y protección de datos